Spread the love

Al igual cuando se pretende escalar un pico montañoso, el camino es difícil, enredado y con riesgos, lo que asemeja Témperley, en su marcha hacia el extremo superior del torneo, y en busca del cuadrangular por el segundo ascenso. Eso quedó evidenciado en esta victoria, ante Platense, que tuvo dos caras definidas: un primer tiempo, donde el movimiento expuesto por Ricardo Rezza, cubrió espacios, no se complicó cuando tuvo que salir Jara, para entrase Unyicio, pasando de un 4-3-3 elástico a un 4-4-2 más compacto, y explotó debidamente y con creces, las ocasiones, porque las dos veces que atacó a fondo, logró sus dos goles, primero, en una incursión ofensiva individual de López, que terminó siendo despojado por Mattiuzzo, cuyo rechazo corto, fue muy bien aprovechado por Sambueza, que remató violento y cruzado, superando la estirada de Flores, y luego, cuando se juntaron ambos protagonistas, tras un quite de Unyicio en el medio, que aceleró el hoy volante por derecha, y la salida apresurada de Flores terminó con un penal, que López, con tranquila y precisa ejecución, determinó una diferencia, que no era exagerada, si se hace un análisis exhaustivo, porque había sido el local, el mejor plantado, que cerró todos los caminos, con Aguirre y Cucco atrás, y el juvenil Salina en el medio, para terminar en un muy seguro Crivelli, que nunca estuvo desatento ni impreciso, y que en el segundo tiempo, especialmente al impedir con un pie un tiro de Pansardi desde el límite del área chica, se transformó en baluarte indispensable de este imprescindible éxito de los dirigidos por Rezza, ante un rival directo por conseguir una plaza. El segundo tiempo, fue de Platense, Térmperley retrocedió y no se defendió con el balón, sino que se atornilló en derredor de su arco, y nuevamente Aguirre y Cucco se transformaron en murallas, desbaratando varias intentonas del visitante, que predominó terreno, pero solo en un centro que Mesa, recién ingresado por el lateral Humberto Vega, para sumar hombres a la ofensiva, pudo vulnerar a Crivelli, restando once minutos, lapso donde volvió a predominar, pero sin claridad, y Témperley en alguna llegada de Herrera, reemplazante de Rojas, y Sambueza, también asedió el arco visitante. Triunfo, como dijimos, importante con vista al futuro y ante un compromiso también difícil, el miércoles a las 21.00, que será televisado, cuando visite a Deportivo Morón, que pretende huir del descenso y acoplarse al cuadrangular, partido que fuera suspendido por el mal tiempo hace dos semanas. Platense estuvo bajo en el primer tiempo y más movedizo en el segundo, aunque no encontró la claridad necesaria para alcanzar el empate.

Dejá un comentario