Spread the love

 No resultó positiva la presentación de Témperley en el reinicio de este siempre complicado torneo de la “B” Metropolitana, ya que en una actuación desprolija e intermitente, empató con Colegiales, que estuvo 64 minutos con un hombre menos, 1 a 1, y que el visitante, por momentos, estratégicamente fue quién estuvo más atinado. Su planteo fue cerrar el medio con Orfila y Buzzi, permitiendo que Borrego y Britos manejasen la pelota, y complicando la salida del “Gasolero”, que estuvo acertado en los toques, pero careció de cambio de ritmo y sorpresa, adoleciendo de profundidad, quedando como principal arma, la subida de Ramos, por derecha y Demaldé, por izquierda, que finalizaron siempre en centros que contuvieron el arquero Matinella y los centrales Abaurre y Leguizamón Arce. La visita, que lograba el predominio, por su mejor disposición, careció de profundidad, ya que Fergonzi no fue habilitado con asiduidad y Borrego perdió continuidad. Llegó, entonces, la opción en pies de Montenegro, que Vicente evitó con la mano, casi sobre la línea de gol, siendo expulsado, y sancionando Dóvalo, de buena tarea arbitral, el penal, que en doble instancia convirtió Giménez, ya que la invasión de Montenegro -quién pareció empujado por un defensor tricolor-, obligó a repetir el remate. Aquí pareció falta contra Orfila en el comienzo de la jugada que terminó con el gol, A partir de ese momento, emergieron los mejores momentos de Témperley, por que se asentó en el juego, aunque con imprecisiones en las cesiones finales, y repetiéndose con Ramos y Demaldé, aunque en la mejor jugada del cotejo, una sucesión de pase entre Giménez, López de taco a Miramontes, Pansari y este a Montenegro, que ni pudo dominar la pelota, solitario ante Matinella. Colegiales apeló a dos cambios antes de finalizar el encuentro, recomponiendo su línea de cuatro, con la entrada de Valdez por Buzzi y el debut de Sandoval por Fergonzi, hasta allí su delantero más pujante. Pero asombró en el inicio del complemento, cuando por dos jugadas seguidas, primerto Borrego y luego Britos estuvieron a un soplido de empatar, lo que logró en apenas 6 minutos del complemento, cuando una mano de Gianunzio le dió la chance a Noriega de igualar el tanteador. Ese momento marcó el quiebre de Témperley, que no encontró el resquicio ni la idea para aprovechar debidamente la ventaja numérica, se reiteró en pases sin profundidad y comprometidos, que solo facilitaron el rechazo adversario, y se expuso a algunas réplicas, que encontraron mal parada a la defensa, y también se decidió a arriesgar tarde, colocando línea de tres y disponer un 3-4-1-2, que tampoco fue la solución. Ya finalizado el partido, se fue expulsado Manzanares, por protestar, y esto deja un nuevo problema hacia el próximo partido, porque Ramos recibió la quinta tarjeta amarilla y estará, por lo tanto al margen. Otra tarea de Témperley que no consigue consolidarse, ya que se le ve trabajo, pero carente de sopresa y repetido. Habrá que continuar buscando la mejoría. Informe de Tomás Fosa

Dejá un comentario